Seleccionar página

La década de los 90 se consideró por algunos especialistas la “década del cerebro”, pero nuestro cerebro es demasiado complejo para poder conocerlo en apenas una década, por eso a día de hoy.

Seguimos aprendiendo de nuestro cerebro y encontramos grandes libros como “Y el cerebro creó al hombre” de Antonio Damasio, o libros como “Neurocultura” donde el español Francisco Mora nos muestra como nuestros conocimientos sobre este órgano empieza a aplicarse en todos los ámbitos de nuestro día a día, a veces nos afecta de modo consciente y otros de modo inconsciente. 

Veamos exactamente cómo ha venido sucediendo esto.

¿Qué es la Neuroeconomía?

La neuroeconomía es la aplicación de los conocimientos acerca de cómo funciona el cerebro humano a la economía, particularmente el es estudio de cómo los seres humanos toman decisiones.

Esto implica que el término economía en neurociencia tiene una connotación general que va más allá de la puramente monetaria y hace referencia al estudio de las conductas que desarrolla un individuo cuando tiene que tomar decisiones y escoger una opción entre muchas.
Por supuesto una de las ramas que más aprovecha estos conocimientos es el marketing y la publicidad. 


Ha llegado el momento del Neuromarketing.

Se trata de una nueva disciplina, que utiliza la aplicación de técnicas pertenecientes a las neurociencia para el ámbito del mercado. Mediante el análisis de características como los niveles de emoción, atención y memoria que producen los diferentes estímulos percibidos de forma consciente, pero sobre todo de modo subconsciente.La intención es mejorar la gestión de recursos, permitiendo en consecuencia aumentar las ventas en el mercado si tener que aumentar los gastos.

El Neuromarketing busca entender el proceso del consumidor a la hora de  tomar decisiones, para ello aprovechará técnicas correspondientes a la Neurociencia.

Se trata de un tipo especializado de Investigación de mercados que utiliza mediciones psicofisiológicas, como la Resonancia Magnética funcional (fMRI), electroencefalografía (EEG), el  Eye.Tracking o Seguimiento Ocular.Estas se realizan con el fin de conocer qué áreas del cerebro se activan  ante las decisiones de compra, y así diseñar una publicidad para los distintos productos que aumente o mejore su venta. Se trata de aplicar nuevas técnicas de Neuromarketing, aprovechando los distintos sentidos, mediante olores, colores, sonidos,… 


hemisferios-cerebrales-mitos-verdadesEjemplos que podemos observar a diario de ejemplos de Neuromarketing:

1. Carros que continuamente se desvían hacia las estanterías. 
2. Productos más caros a la altura de los ojos y el resto o el la parte alta o baja.
3. Música adecuada al lugar o al ambiente en el que se quiere hacer creer al cerebro que nos encontramos. 
4. Productos que normalmente no comprarías pero que están de oferta al lado de las cajas en el supermercado. 
5. Precios con decimales para hacernos ver que estamos ahorrando y que es mucho más barato.
6. Uso de determinados colores que nos hacen pensar como el rojo y el blanco en unos cereales concretos.

Lo cierto es que aunque cada día avanzamos más, todavía hoy se conoce poco acerca de los mecanismos con los que opera el cerebro a la hora de tomar una decisión, sobre todo en aquellos casos en los que me encuentro entre dos opciones que son muy semejantes.
Aun así, lo que sí sabemos es que la decisión se encuentra en los circuitos del placer y la recompensa. Tanto que hoy en día empieza a ser más evidente y a cobrar más fuerza la idea de que el placer es lo que subyace al conflicto ante una elección. Por tanto, mediante mecanismos inconscientes el cerebro señalará lo que considera más placentero. 

Como indica el Neurólogo español Francisco Mora:

“La neurofisiología ha mostrado que toda la información sensorial en su procesamiento por el cerebro (todo aquello que se ve, se toca, se oye o se huele) va desde los receptores sensoriales hasta la corteza cerebral, pasando por los circuitos del sistema límbico (que es donde residen los mecanismos de la emoción), antes de ser procesada cognitivamente en las cortezas de asociación. Esto indica que la información del mundo exterior es coloreada de emoción antes de tener un análisis más racional.”

La idea que manejaba la economía clásica sobre que el ser humano era un ser racional a la hora de tomar decisiones, es en cierto modo correcta, pero se deja de lado lo que hoy en día empieza a verse como la base en la que residen gran parte de nuestras decisiones, nuestra parte emocional. 

Somos seres primero emocionales y después racionales
.
neuromarketing-emoci--n-o-raz--n-300x137

La información que maneja un individuo a la hora de tomar decisiones consta ya de una impronta emocional que inclinará la balanza de las decisiones en una dirección.

Este proceso no se percibe de modo consciente, pero tampoco afecta a todo el mundo de la misma manera. Ahí radica parte de su complejidad, puesto que entran en juego las muchas y distintas variables que rodean al sujeto, por ello en su momento la economía utilizó la Teoría de Juegos para sus predicciones, contando con la Paradoja de San Petersburgo, para medir la aversión al riesgo o el Equilibrio de Nash, para la búsqueda
del mayor beneficio posible. 


El Neuromarketing intenta centrar el consumo en reacciones inmediatas, desactivando si es posible momentáneamente, la perspectiva que nos lleva a explorar o sopesar mejor una compra y fomentando nuestra parte Emocional frente a la Racional.

Si te ha gustado este post te invitamos a que lo compartas en la Redes Sociales y si crees que nos hemos dejado algo por el camino, te invitamos a que nos lo comentes para que podamos ampliarlo en el futuro.
Descubre cómo hemos creado nuestro propio Negocio Online en javieryeva.com

Comentarios

comentarios