Seleccionar página

Emociona y conecta con tu cliente

Emociona y conecta con tu cliente, ese es nuestro tema para hoy y con el que seguimos enmarcados dentro de la temática Neuro del blog. Ya hemos visto qué es el neuromarketing, por qué compramos o cómo nos influyen los colores. Pero hoy vamos a ver que 4 campos debes tratar y mejorar para que el neuromarketing sea realmente efectivo y consigas no sólo conectar con su cliente sino también emocionarlo.

El Neuromarketing es la parte del marketing que crece día a día y nos aporta nuevos datos más eficientes para crear un plan estratégico de marca, ahora mucho más centrado en los gustos y necesidades del cliente, ahora emociona.

Neuromarketing emociona al consumidor

1.Generar sentimiento de cercanía con los compradores o con el consumidor.

Hablamos de que ha pasado el momento de que una empresa base su publicidad exclusivamente en vender sus bondades, básicamente porque esta publicidad está enfocada en una publicidad unidireccional, donde entre la empresa y su comprador o consumidor no existe ningún tipo de feedback. Esta publicidad era válida mientras los medios de comunicación no implicaban la intercomunicación, pero a día de hoy, donde el consumidor y la empresa pueden entrar en contacto gracias a las redes sociales y a los nuevos modos de comunicación ha llegada el momento de adaptarse y generar la cercanía de otro modo.

Es momento de olvidarte de vender a través de las bondades de tu producto, la clave es la empatía con tu cliente, emociona a tu cliente, mostrándole cómo puedes ayudarlo, por qué tu producto deber ser elegido, y es que es tu producto quien puede solucionar ese problema que el consumidor tenga, sea consciente de ello, o acabe de serlo y para ello debes conócelos mejor, ponerte en su lugar y así lograr ofrecerles lo que necesitan y de la manera en que lo necesitan

2. Hacer que tu marca tenga sentimientos, humanizala. 

No somos robots, por tanto si quieres conectar con tu público debes mostrar cercanía, sino no habrá posibilidad de empatizar con tu comprador, si no se emociona estarás cada día más lejos de él.

Algunas grandes marcas como Cola-cola, tanto a través de sus anuncios, como los de Aquarius, ha aprendido a sacarle el partido al marketing emocional, donde se da prioridad no al producto sino a generar emociones gratas en el consumidor, para que relaciones tu producto con la felicidad, la alegría, la familia, la eficiencia,… depende de tu nicho.

Para ello puedes ayudarte de la parte visual ya que la imagen es un potente recurso, teniendo en cuenta que el sentido de la vista es el que predomina en nuestra manera de percibir el mundo y nos permite asimilar mensajes complejos de modo mucho más rápido y eficaz que solamente escrito.

3. La diferenciación como clave del éxito. 

En un mundo como el actual donde podemos llegar a encontrarnos con una sobresatuación de información y donde es posible encontrar, comprar y vender cualquier cosa, necesitas diferenciarte.

Si lo único que haces es copiar a aquellos que te gusta, o a tu competencia para poder tener alcance a su público, lo único que va a suceder es que no te vas a diferenciar, nada en ti va a destacar y vas a quedar sumergido en un mar de información donde te vuelves difícil de encontrar.

Este es uno de los puntos donde el Neuromarketing más puede ayudarte, puesto que cuanto más sepamos sobre el funcionamiento y las reacciones del cerebro, más fácil es contactar con lo que tu comprador quiere, sobre todo contactar no con lo que dice que quiere, sino con lo que sabemos que su cerebro realmente quiere. Es fundamental tener presente el comportamiento humano a la hora de crear y presentar nuestros productos.

4. Generar una actitud positiva hacia el cliente. 

Seguro que todos o casi todos los días entras en las redes sociales y te encuentras con vídeos, con comentarios, con noticias, de amigos, compañeros, gente cercana o no tan cercana, personas interesantes a los que sigues,… y cómo te sientes cuanto te cuentan su mal día, cuando lo único que hacen es quejarse, cuando lo único que obtenemos ellos es el deseo de dejar de leer porque están a punto de amargarte el día.

Está claro que todo el mundo puede tener un mal día, pero no es necesario que lo expreses continuamente, cambia de rutina y empieza a hablar de lo bueno. Hablar de nuestros problemas es una adicción, rompe el hábito y habla de tus alegrías.

MADRID14 MAYO

Si quieres saber más te invitamos a que sigas leyendo algún otro post de la sección Neuro o del resto del blog, y nos cuentes que opinas al respecto o lo compartas en las redes sociales si te ha gustado y crees que puede ser útil para otros.

Comentarios

comentarios