Cuando como internet marketers y empresarios online puedes trabajar desde cualquier lugar simplemente con un dispositivo con conexión a internet y además el trabajo tiene una parte que se da gestionando las redes sociales, hemos de tener cuidado con el modo en el que usamos nuestro tiempo. 

Si hay algo que valoramos por encima de muchas cosas es el tiempo. Porque nuestro trabajo no sólo se valora con dinero, sino con el tiempo que destinamos para realizarlo y que por tanto no estamos destinando a otras cosas que nos interesan.

Lo primero que debemos hacer es organizar el día con las actividades que sabemos son prioritarias y fundamentales en nuestro negocio online. Es por ello que debemos realizar y establecer unos horarios que aunque puedan ser flexibles debemos aprender a respetar.

Una agenda con rutinas bien organizadas siempre te va a ayudar en la productividad, además de establecer metas diarias. Una vez tenemos el día organizado, debemos observar en qué usamos realmente el tiempo, porque muchas veces nos despistamos en pequeñas cosas que son innecesarias. Se trata de tareas que se acaban haciendo en el lugar de otras que realmente eran más urgentes.

Priorizar las tareas urgentes ayudará a que al final del día no tengamos la sensación de habernos quedado a medias. 

base1

Imagina que pasaría si parte de tu trabajo se diera en las Redes Sociales, es interesante y entretenido, pero si te despistas habrá pasado el tiempo y habrás estado paseando por las distintas redes sociales sin avanzar en tu agenda ni en tu trabajo.

El trabajo en redes sociales debe hacerse pero dentro del tiempo que les corresponda.Lo mismo pasa con el email. Hay que estar atento al correo electrónico pero no es necesario mirarlo continuamente cortando el resto de tareas que estés haciendo. Debemos destinarles un tiempo concreto. 

Qué decir de la mensajería instantánea como WhatsApp, Skype, Facebook Messenger y muchas otras. Su mayor ventaja es la posibilidad de interactuar en tiempo real con tus contactos, pero su inmediatez y posibilidad de interacción en grupo, puede acabar siendo tu perdición a la hora de trabajar. Por eso nosotros hemos aprendido a priorizar algunas como Skype, por el uso concreto de atención a nuestro equipo en el trabajo, y limitando otras a un tiempo concreto y decidido posteriormente.

Una opción que poco a poco se acaba convirtiendo en necesaria, sobre todo en algunos puntos casi desde el principio, es por ejemplo desactivar las alertas de los grupos de WhatsApp (que muchas veces son demasiado activos). Si no tomas medidas para reducir las interrupciones, estas pueden acabar siendo un continuo en tu día.

Es necesario aprender a mantener la concentración en las horas de trabajo. Que podamos organizarnos o trabajar desde cualquier lugar no es perder el tiempo.

Priorizar y planificar:

Parte esencial de nuestro trabajo diario, unido a eliminar distracciones por las que se escapa el tiempo. Esto nos permitirá completar todo aquello que tengamos programado y que a nuestro día aún le quede tiempo del que disfrutar.

Esperamos que te haya sido útil!

Nos vemos en javieryeva.com

 

Comentarios

comentarios